El río de la conciencia. Oliver Sacks

Share on email
Correo
Share on twitter
Twitter
Share on facebook
Facebook
Share on linkedin
LinkedIn
Share on print
Imprimir

Hace aproximadamente un año, el 23 de abril de 2019, iniciamos la actividad del Ateneo Félix Prieto con una quedada en torno al texro del nuerologo Oliver Sacks. Un libro póstumo en el que nos dejó la herencia de preguntarnos qué es lo que nos configura como humanos.

El libro fue presentado por Javier Sanjuán, estudiante de la Universidad de Maastricht, que subrayó en su intervención, la visión que desde el mundo científico nos ofreció Oliver Sacks, a lo largo de su vida, de la conciencia de lo que somos y de lo que vivimos. En especial, llamándonos la atención sobre la la percepción del mundo y el filtro subjetivo: “Hasta cierto punto, todos nosotros transferimos experiencias, y a veces no estamos seguros de si una experiencia es algo que nos han contado o hemos leído, o incluso hemos soñado, o algo que nos ha sucedido de verdad. Es algo que suele ocurrir sobre todo en los así llamados primeros recuerdos”.

Una afirmación de Oliver Sacks ocupo el centro del debate: “Me alegra ser consciente de mi singularidad biológica, mi antigüedad biológica, y mi parentesco biológico con todas las demás formas de vida. Ser consciente de ello me arraiga, me permite sentirme cómodo en el mundo natural, experimentar ese sentido biológico propio, sea cual sea mi papel en el mundo cultural y humano. Y aunque la vida animal es mucho más compleja que la vida vegetal, y la vida humana mucho más compleja que la vida de los demás animales, para mí esta idea de sentido biológico se remonta a la epifanía de Darwin sobre el sentido de las flores, y a mi intuición de estas ideas en un jardín de Londres, ahora que ya ha pasado casi una vida”.

El Ateneo Félix Prieto abrió, con esta primera intervención, la necesidad de prolongar el “rio de la conciencia” de cada uno de nosotros, para incorporar en el propio “sentido biológico”, las aportaciones del conocimiento científico. Y está logrando hacer efectiva esta última sugerencia de Oliver Sacks: “Cada percepción, cada escena, está conformada por nosotros, lo pretendamos o no, lo sepamos o no. Somos los directores de la película que estamos rodando, pero también somos su tema: cada fotograma, cada momento, somos nosotros, es nuestro”.

Fotografía: Oliver Sacks – TheGuardian.com

Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

All articles loaded
No more articles to load